COMO RESPIRAMOS Y NOS REPRODUCIMOS

SISTEMA RESPIRATORIO

¿Cómo respiramos?

El proceso de respiración consiste de un juego de INSPIRACIÓN (entrada de aire, oxígeno) y de ESPIRACIÓN (salida de aire, bióxido de carbono). Este proceso depende en gran manera del trabajo del diafragma.
Inspiración
Cuando el diafragma se contrae y se mueve hacia abajo, los músculos pectorales menores y los intercostales presionan las costillas hacia fuera. La cavidad torácica se expande y el aire entra con rapidez en los pulmones a través de la tráquea para llenar el vacío resultante.

Espiración
Cuando el diafragma se relaja, adopta su posición normal, curvado hacia arriba; entonces los pulmones se contraen y el aire se expele.

Respiramos unas 17 veces por minuto y cada vez introducimos en la

respiración normal ½ litro de aire. El número de inspiraciones depende del ejercicio, de la edad etc. la capacidad pulmonar de una persona es de cinco litros. A la cantidad de aire que se pueda renovar en una inspiración forzada se llama capacidad vital; suele ser de 3,5 litros.
Cuando el aire llega a los alvéolos, parte del oxígeno que lleva atraviesa las finísimas paredes y pasa a los glóbulos rojos de la sangre. Y el dióxido de carbono que traía la sangre pasa al aire, así la sangre venenosa se convierte en sangre arterial esta operación se denomina hematosis

 

Realiza un pequeño experimento para comprender mejor el proceso de inspiración y de espiración:

La botella que respira

Materiales

  • Botella de refresco
  • Globos
  • Guantes de látex
  • Tijeras, cúter o sierra para metales

 

Realización práctica

 

1.- Cortamos la parte inferior de la botella a fin de obtener un contenedor de unos 20 cm de altura sin fondo.
2.- Cortamos uno de los globos por la mitad. Estiramos la parte ancha del globo y la colocamos en la parte inferior de la botella como si fuera la tapa de un tambor. Si el globo no es muy grande y se rompe utiliza un guante de látex.
3.- Coloca otro globo en la boca de la botella permitiendo que cuelgue hacia adentro. Doblar por fuera de la abertura para que quede fijo.
4.- En el modelo construido este último globo representa el pulmón, la botella la cavidad pulmonar y el globo estirado el diafragma.

 

Explicación científica
Si se ejerce una suave presión hacia adentro sobre el guante que se encuentra en la parte inferior de la botella se apreciará claramente la forma en que el globo que pende de la parte superior, que representa el pulmón, se desinfla, lo que emula el proceso de exhalación. De la misma forma que en el modelo, para arrojar el aire es necesario que nuestro diafragma empuje hacia arriba.
Al tirar del guante hacia afuera notaremos que el globo que representa el pulmón se inflará. De igual manera, para tomar aire es necesario que nuestro diafragma se desplace hacia abajo, hacia el abdomen.
No solamente el diafragma participa en la inhalación y exhalación del aire, también los músculos intercostales. Esto se puede observar en el modelo comprimiendo suavemente las paredes de la botella, lo que provocará que el globo que representa el pulmón se contraiga. Al soltarlas, el globo se inflará.

 

Comenzamos a respirar desde que nacemos y lo hacemos durante toda la vida, pero ¿estamos seguros que sabemos cómo es la respiración?
¿Estamos seguros de saber cómo funciona el aparato respiratorio?

El aire que penetra por la nariz atraviesa los cornetes, donde es entibiado y humedecido, reteniéndose los gérmenes y las partículas extrañas. De allí pasa a la faringe, que comunica con el esófago y con la laringe. La laringe es un tubo corto que contiene las cuerdas vocales y que se continúa con la tráquea, cuya primera porción podemos palpar en la garganta. La tráquea penetra en el tórax y se divide en dos ramas llamadas bronquios (derecho e izquierdo) que se dirigen a los pulmones. Estos están divididos en lóbulos (tres el derecho y dos el izquierdo). Cada lóbulo está formado por numerosos lobulillos, que le dan el aspecto de un mosaico. Los bronquios se subdividen en ramas cada vez más pequeñas hasta terminar en conductos delgadísimos llamados  bronquiolos,  formados  por  anillos musculares que, al contraerse (bronco constricción), dificultan el pasaje del aire. Cada bronquiolo termina en una serie de conductos cortos, que se abren en bolsas con forma de pera, los lobulillos, cuya superficie está dividida en celdillas, como un panal de abejas, llamadas alvéolos. Los alvéolos están formados por una membrana delgadísima (4 milésimas de milímetro), en contacto por un lado con el aire que viene de los bronquios, y por el otro con una red de vasos capilares sanguíneos en donde los glóbulos rojos hacen el intercambio gaseoso. La superficie del conjunto de los alvéolos se calcula entre 80 y 100 metros cuadrados.

La respiración

El proceso de la respiración propiamente dicha se realiza en los alvéolos pulmonares. Allí la sangre y el aire están separados por una membrana cuyo espesor es poco más de la mitad del diámetro de un glóbulo rojo (4 milésimas de milímetro), en contacto por un lado con el aire que viene de los bronquios, y por el otro con una red de vasos capilares sanguíneos, donde los glóbulos rojos hacen el intercambio gaseoso. El oxígeno, que está en mayor concentración en el alvéolo que en la sangre pasa a ésta; a la inversa, el anhídrido carbónico (más concentrado en la sangre) pasa al aire alveolar. Los encargados de llevar el oxígeno a cada célula del cuerpo son los glóbulos rojos, que también recogen el anhídrido carbónico que ellas producen. Para eso cuentan con una sustancia, la hemoglobina, sustancia roja que les da su color y tiene la propiedad de combinarse con el oxígeno o con el anhídrido carbónico, según su concentración. En el alvéolo, donde predomina el oxígeno, éste se combina con la hemoglobina desplazando al anhídrido carbónico que es liberado. Lo contrario sucede en el resto del organismo, donde predomina el anhídrido carbónico. Con cada movimiento respiratorio se renueva la provisión de oxígeno del aire alveolar y se elimina el exceso de anhídrido carbónico. Una persona cada día introduce unos 10.000 litros de aire en sus pulmones, y en el mismo período circulan por la red capilar sanguínea adyacente a los alvéolos unos 8.000 litros de sangre.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s